Cómo ser un eco viajero. Tip 4. Asesórate por agencias de viajes sensibles a la sostenibilidad y al respeto al medio ambiente (PLANIFICACIÓN DEL VIAJE)

Cómo ser un eco viajero TIP 4

¡Enhorabuena! Ya has llegado al cuarto y último post de la serie “Cómo ser un eco viajero” que iniciamos el pasado 3 de marzo con motivo del Día Internacional de la Naturaleza. Hoy hablaremos de cómo planificar el viaje teniendo en cuenta la sostenibilidad y el impacto sobre el planeta. Porque viajar no está reñido con el respeto a la sociedad de acogida y el medio ambiente.

Un síntoma de que algo se mueve dentro del sector es la aparición de webs como Wecoplan, un buscador de propuestas de turismo sostenible en España o la aparición de la app Wayak, la Earth Friendly Travel App” como ellos se describen.

¿Somos capaces de dejar “una huella positiva” en el planeta durante nuestras vacaciones?

Nos hemos acostumbrado a los viajes low cost, y es difícil que el turismo responsable sea de bajo coste. En esos viajes no se tiene en cuenta el impacto económico, social y ambiental. Pero eso está cambiando. Cada vez son más los viajeros dispuestos a pagar un poco más por tener alojamientos, desplazamientos y actividades en destino más sostenibles.

Existen varias agencias de viajes que ya organizan viajes sostenibles donde podremos experimentar las comunidades locales y la naturaleza de forma auténtica y significativa. Estos viajes tienen elementos de inmersión cultural, aventura, aprendizaje y sostenibilidad, así que es más que ser un turista pasivo. También ofrecen programas de voluntariado para vivir una experiencia más profunda y larga en el país, involucrando al viajero en proyectos sociales o ambientales.

Recuerda que el turismo responsable:

  • Minimiza los impactos negativos desde el punto de vista económico, ambiental y social.
  • Involucra a la población local en las decisiones que afectan a sus vidas y a sus oportunidades, mejorando sus condiciones de trabajo y el acceso a la industria.
  • Ofrece experiencias más agradables a los turistas a través de conexiones más significativas con la población local, y de una mayor comprensión de las cuestiones culturales, sociales y ambientales locales.
  • Contribuye positivamente a la conservación del patrimonio natural y cultural.
  • Promueve el respeto entre turistas y anfitriones y contribuye al orgullo y a la confianza local.

Si quieres ser un eco-viajero y no dejar huella negativa a tu paso, viaje de una forma más responsable. El planeta nos lo agradecerá.

Anímate. Porque no hay Planeta B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *