Cómo ser un eco viajero. Tip 2. Respeta la cultura y tradiciones locales del lugar que visitas (DESTINO)

Cómo ser un eco viajero

Si ya leíste nuestro primer post y sigues interesado en ser un eco viajero y no dejar huella a tu paso en tus viajes, aquí tienes nuestro segundo consejo, esta vez sobre la elección del destino y nuestro comportamiento en él. Aquí van algunos consejos para ser un poco más sostenible en nuestros viajes, sin morir en el intento.

Antes de llegar al destino…

  • Guarda los billetes de tu viaje en el móvil. No imprimas en vano. Consulta con la empresa del transporte que has elegido si es necesario imprimir los billetes, tickets y/o las tarjetas de embarque o si puedes llevarlas digitalmente en el móvil. La mayoría de las empresas ya están preparadas para validar billetes en este formato.
  • Reduce los desplazamientos. Una buena opción es hacer menos viajes pero más largos. Como ya comentábamos en nuestro post anterior, el transporte es el origen de cerca del 23% de las emisiones de CO2 en todo el mundo.
  • Escoge destinos con bajo impacto medioambiental. Inclínate por viajes a destinos que ofrezcan propuestas de turismo sostenible como rutas de senderismo para disfrutar a pie, parques naturales, restaurantes ecológicos, buena red de transporte público…
  • Estudia las costumbres locales. Infórmate de cómo saludar o cómo dar las gracias en el destino que vas a visitar. “Allá donde fueres, haz lo que vieres”.

Una vez en el destino…

  • Utiliza transporte público, bicis y patinetes. O mejor aún: ve a los sitios caminando. Normalmente en las ciudades medianas todo está relativamente cerca, en 30/45 minutos te puedes plantar en casi la mayoría de atracciones turísticas principales.
  • Reduce, reutiliza y, si no hay más remedio, recicla. Intenta no comprar (¡ni usar!) productos de “usar y tirar” en tus viajes, como por ejemplo pajitas de plástico en los bares, botellines de agua de plástico para hidratarnos mientras hacemos turismo…
  • Compra souvenirs locales. Si compras productos locales estimularás la economía local y reducirás la huella de carbono de los procesos de exportación e importación.
  • Prueba la gastronomía del lugar, la de proximidad. De este modo, ayudarás también a reducir la huella de carbono del transporte de estos alimentos. Puede que no estés acostumbrado a nuevos sabores, pero es lo más auténtico.

Siguiendo estos pequeños consejos, te convertirás en un gran eco-viajero. ¡Enhorabuena!
En nuestro próximo post… “Tip 3. Elige alojamientos sostenibles y comprometidos con el medioambiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *